El sonido es demasiado fuerte, demasiado suave, crepitante o fluctúa de forma anormal